| 0 comentarios ]


La fecundación in vitro es un proceso sistemático que se lleva a cabo en varias fases. Dedicaremos este artículo a indicar cuales son las distintas fases mediante las cuales se lleva a cabo esta técnica de fecundación y a explicar brevemente cada una de ellas.

 

Evaluación personalizada de la paciente 

Cada paciente es evaluado de forma individual y personal con el fin de que el ginecólogo disponga de información exacta y concreta para poder escoger el tratamiento que más conviene a cada paciente. 

Estimulación ovárica

 Se estimula el ovario con hormonas. Éstas inducen la formación de un mayor número de folículos, dentro de los cuales hay un ovocito. De esta forma se consigue incrementar las posibilidades de éxito, ya que de forma natural la mujer únicamente hace un folículo, y por consiguiente un ovocito, cada ciclo menstrual. 

Punción folicular 

Se realiza 36 horas después de la administración de una inyección de hCG, destinada a inducir la maduración ovocitaria final. Esta fase se lleva a cabo una vez existen evidencias, mediante ecografía, de que los folículos han alcanzado el tamaño necesario y se considera que ya hay una cifra adecuada de ovocitos disponibles. 

Inseminación de los ovocitos 

Cuando se dispone de los ovocitos tras la realización de la punción folicular y de los espermatozoides, que habitualmente se obtienen después de la recogida de una muestra de semen por parte del miembro masculino de la pareja, se procede a la inseminación de los óvulos. 

Cultivo embrionario en laboratorio

Observación diaria de los embriones en laboratorio, donde son clasificados según su morfología y capacidad de división, descartando los que se consideren no viables. 

Transferencia embrionaria 

Introducción de los mejores embriones de la cohorte dentro del útero materno, esta fase se realiza con la ayuda de una cánula especialmente diseñada para tal efecto. Se realiza en quirófano sin sedación por tratarse de un proceso rápido e indoloro. 

Vitrificación de los embriones restantes

Después de la realización de la transferencia embrionaria, se lleva a cabo la vitrificación de los embriones de buena calidad sobrantes, con el objetivo de poder ser transferidos en un ciclo posterior sin que fuese necesaria estimulación ovárica en aquel caso. 

Prueba de embarazo 

Se realiza unas dos semanas después de la transferencia embrionaria, la paciente debe realizarse un test de beta-hCG en sangre para corroborar si se ha logrado la gestación y medir la hormona de embarazo en sangr y comprobar finalmente los resultados de la fecundación in vitro